domingo, noviembre 05, 2006

Jeepeada a la vuelta de casa



Este Domingo, como para pasear a los chicos... y a mi...presioné un poco y finalmente salimos con Rodrigo Aliaga, Carlos Crisóstomo (que estuvo en duda hasta hoy por la mañana) y Rolando, un colega que trabaja en Nexus, colombiano él, casado con Aurelie, una francesa y llegado hace 7 meses a Chile por desición propia y que compraron una Nissan Pathfinder hace pocas semanas y estaban deseando salir por lo que pedí permiso y fueron como invitados.

El destino, a solo 10Km de casa, el Santuario de la Naturaleza en Lo Barnechea. Eso es camino a Farellones, solo que a 1/4 del camino siendo una reserva privada 2 veces del tamaño de Yerba Loca (La reserva oficial).

La idea era ir buscando la cumbre en dodnde se dice que hay una laguna a poco más de 3000m de altura.

Partimos con niebla, a tal punto que en caravana nos perdíamos de vista. Un camino agreste pero camino al fín, de corniza y plagado de piedras en el camino. Transcurrió con conversaciones de radio amenas hasta cerca de una cumbre. En ese punto por fin un paso difícil que sorteamos todos sin ayuda. La anécdota fue un Jeep (Trooper) que nos dió alcance y hubo que dejar pasar porque nuestro paso era muy lento para ellos. El colmo fue que 2 veces les dimos alcance y finalmente en el paso "difícil" ellos se habían acobardado. Al vernos, se lanazaron también, pero como parte de la caravana y con mucho más respecto por este heterogéneo grupo.

Más arriba hubo espacio para jugar al intentar (sin éxito) pasar un gran manchón de nieve. Usamos todo, winches, eslingas, bloqueos... y nada... hubo que hacer la del paseandero y rodear el asunto. Las vistas hablan por si solas.

La vuelta, más accidentada, hubo que arrastrar vehículos para el famoso paso "difícil" dado que Rolando y Aurelie no contaban con neumáticos apropiados y el eganchado tampoco... ahí Carlos y especialmente Rodrigo volviero a lucir sus pericias de rescatadores ayudandolos a pasar.

Después el Trooper enganchado, que dejamos pasar para que vaya más rápido hubo que ir haciéndole asistencia mecánica... dió para más chistes... Desgraciadamente yo tuve que desengancharme y apurra el paso para poder cumplir con una fono que tenía agendada... igual no llegué... una pena porque hubiese sido divertido hacer durar el clima aunque sea una media hora más.

Los chicos, pese a ser los únicos en edad de jugar (Alicia, la hija de Rodrigo y Mane no cuenta) la pasaron fantástico, los llantos fueron por tener que volver. Escalaron, patinaron en los manchones de nieve, jodieron por la radio con Alicia, pasearon y se ensuciaro como de costumbre con el barro del camino. La deuda aumenta... y esta es más fácil de cumplir, está a la vuelta de casa: Volveremos y seguiremos explorando!.

1 comentario:

Rolando dijo...

Paseo muy agradable con experiencias nuevas y positivas para nosotros, no solo en lo que se refiere a jeepear si no mejor aun en lo personal.

Aurelie y Rolando